Los diferentes tipos de dislexia

En este artículo vamos a hablar de un trastorno del neurodesarrollo muy conocido: la dislexia. Pero antes, debemos aclarar que no existe un único concepto de dislexia, ni unos síntomas específicos para cada persona con dislexia, ya que cada uno tiene un tipo diferente de dislexia en menor o mayor grado. A día de hoy, podemos clasificar los diferentes tipos de dislexia según la: causa, afectación o grado.

Dislexia infantil

La dislexia es un trastorno especifico del aprendizaje caracterizada no solo por una dificultad de aprendizaje en la lectura y en la escriptura, sino que engloba muchos más aspectos, como vienen a ser la velocidad de procesamiento, la memoria de corto plazo, organización, discriminación visual, entre otros.

A continuación, explicaremos algunos de los síntomas predominantes que podemos encontrar, pero antes, es importante que puntualicemos que cada persona es única y no tiene por qué presentar la totalidad de los diferentes tipos de síntomas, ni las mismas manifestaciones diferentes según la edad:

  • Confunde letras o palabras con una aquellas que tienen una pronunciación similar
  • Lectura con errores y muy laboriosa
  • Substitución de letras, cambiar el orden e invertir números
  • Problemas de lateralidad
  • Dificultades para organizar sus pensamientos
  • Problemas de memoria a corto plazo
  • Problemas de concentración en la lectura y la escriptura
  • No completa una serie de instrucciones verbales

Dependiendo de la causa de la dislexia, podemos encontrar dos tipos diferentes:

  • Adquirida: la dislexia adquirida es aquella que aparece a causa de una lesión cerebral concreta, es decir, el problema afecta a todos aquellos sujetos que, habiendo logrado un determinado nivel lector, pierden en menor o mayor grado algunas de las habilidades que poseían a causa de una lesión o daño cerebral.

  • Evolutiva: en la dislexia evolutiva no hay una lesión cerebral concreta que la haya producido y es la más frecuente en el ámbito escolar. Es un trastorno de base neurológica.

La dislexia evolutiva

Tal como hemos comentado anteriormente, la dislexia evolutiva o del desarrollo, es un trastorno del aprendizaje de origen neurológico, que se encuentra dentro del DSM-V (manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales). Este tipo de dislexia es el más frecuente en el ámbito escolar y podemos clasificarlas en tres tipos diferentes según la ruta léxica afectada;

Dislexia fonológica o indirecta

Es aquella en que los niños presentan un mal funcionamiento en la ruta fonológica, indirecta o auditiva, la cual se encarga de la conversión fonema grafema para poder acceder al léxico. Los niños que utilizan esta ruta, realizan una lectura visual y deducen las palabras en vez de leerlas. Los niños que tienen esta ruta afectada, pueden leer sin dificultades palabras familiares, pero presentan errores en: palabras desconocidas, palabras largas y pseudopalabras. También pueden cometer errores morfológicos, es decir, leen la raíz de la palabra, pero cambian los morfemas de estas.

Dislexia superficial o visual

La dislexia superficial o también conocida como dislexia visual, es aquella en la que se presenta un mal funcionamiento en la ruta visual, léxica o directa. En esta ruta no dividimos las palabras en partes, sino que las leemos de manera global. Los niños presentan errores en la lectura de palabras irregulares, realizando errores de omisión (eliminar una letra), adición (añadir una letra) o substitución (sustituir una letra de la palabra por otra). En comparación a los niños que presentan una dislexia fonológica, presentan un nivel mejor en la lectura de pseudopalabras.  

Dislexia mixta o profunda

En este tipo de dislexia, se produce una dificultad en ambas rutas, tanto la fonológica, como la visual. Aparecen errores semánticos, en los que el niño a la hora de leer sustituye las palabras por otras que no tienen ningún parecido visual, pero si semántico (de significado).

Además, la dislexia también puede clasificarse en función al grado de afectación. Es importante hacer la distinción entre afectación leve, moderada o grave.

Dislexia leve

Los niños presentan algunas dificultades relacionadas con las diferentes áreas del aprendizaje, pero son suficientemente leves como para que a partir de las adaptaciones metodológicas ofrecidas en la escuela pueda compensarlas.

Dislexia moderada

Aquí el niño ya presenta dificultades más notables comparadas con el apartado anterior. Presenta dificultades en el ámbito escolar en más de dos áreas académicas y sin una adaptación a lo largo de su etapa escolar podríamos encontrarnos ante un caso de fracaso escolar.

Dislexia grave

El niño presenta grandes dificultades que afectan a varias áreas académicas. Se recomiendo ofrecer un apoyo adicional, tanto en casa como en la escuela, por tal de ayudar al niño a alcanzar los objetivos mínimos de cada área.

Ejercicios de dislexia en niños y adultos

Es importante conocer el tipo de dislexia que presenta el niño o adulto para así poder diseñar diferentes actividades específicas en cada una de las dificultades. Algunos ejemplos de ejercicios a realizar pueden estar orientados en: la conciencia fonológica, conciencia silábica, fluidez lectora…

La conciencia fonológica es la base para aprender a leer, es la habilidad de reconocer y usar los sonidos en el lenguaje. Algunos ejercicios que podemos llevar a cabo son:

  • Pronunciar un sonido y que el niño señale la letra correspondiente
  • Jugar al veo veo, una cosita que empieza por la m (hacer el sonido)
  • Contar los sonidos que tiene una palabra
  • Formar palabras a partir de letras, podemos ofrecer una imagen como recurso visual

La conciencia silábica hace referencia a la capacidad que tiene el alumno para entender que una palabra se puede dividir en unidades más pequeñas llamadas silabas. Algunos ejercicios que podemos llevar a cabo son:

  • Separar una palabra en silabas
  • Completar una palabra con la silaba restante
  • Contar las silabas de una palabra
  • Identificar una silaba en concreto en una serie de palabras

La velocidad lectora es el número de palabras que una persona puede leer correctamente en un minuto. La fluidez lectora es el término que indica leer con precisión, a buen ritmo y con la expresión y entonación correcta. Algunos ejercicios que podemos llevar a cabo son:

  • Separar las palabras de una frase con todo junto
  • Encontrar palabras que terminen igual
  • Leer un poco cada día
  • Discriminación de palabras y pseudopalabras

También encontramos diferentes plataformas web que ofrecen a profesionales y adultos ejercicios de la vida diaria para la rehabilitación cognitiva, estando enfocados en una estimulación cognitiva para aquellas personas que presentan una dislexia adquirida.

 

Recommended Posts