Síntomas del Síndrome de Asperger

En este artículo vamos a explicar en qué consiste el síndrome y cuáles son los típicos síntomas de Asperger según la edad en la que se encuentran junto a las características.

El síndrome de Asperger es un trastorno del neurodesarrollo que afecta: a la comunicación e interacción social recíproca y a la comunicación verbal y no verbal (gestos), a más, presentan dificultades para aceptar el cambio e inflexibilidad de pensamiento, así como tener intereses limitados o específicos. Este trastorno se encuentra dentro del espectro autista.

Características Asperger

Solo existe un único tipo de síndrome de Asperger, pero se puede clasificar en tres grupos diferentes en función de la edad en la que se manifiesta, por lo que se pueden distinguir: síndrome de Asperger en la infancia, adolescencia y edad adulta.

Este síndrome es un trastorno con síntomas y características que comparte con otros trastornos, y por esa razón, está englobado dentro de los trastornos del espectro autista. A continuación, os explicaremos las características del síndrome de Asperger:

Suelen presentan dificultades en la interacción social: relacionarse con sus iguales, dificultades relacionadas con las normas sociales, falta de habilidades sociales… Al tener dificultades en estas áreas suelen crearse situaciones en las que no respetan el turno de palabra y dicen aquello que piensan sin pensar cómo puede afectar a la otra persona. Les cuesta entender las emociones o expresiones faciales de los demás, a más, también se presenta ausencia de contacto visual o físico, carencia de vínculo, dificultades en la comunicación verbal y no verbal…

También podemos encontrar puntos fuertes en estas características, como pueden ser:

  • Buen nivel de lenguaje y en algunos casos amplio vocabulario
  • Son muy buenos observadores
  • Buena capacidad intelectual
  • Intereses extraordinariamente definidos, aunque a veces limitados
  • Sinceridad
  • Pueden almacenar grandes cantidades de información

Hay que tener en cuenta que para realizar un diagnóstico de una persona con síndrome de Asperger, se tiene que realizar una evaluación psicológica o neuropsicológica (dentro de la rama de la psicología clínica o neuropsicología) para así poder evaluar los síntomas característicos del diagnóstico del autismo. Para ello también se tendrá que recopilar información de familiares, profesionales e incluso del propio paciente afectado y, de esta manera descartar o afirmar problemas de interacción social, patrones repetitivos, interés limitado por ciertas actividades… junto con tener en cuenta si existen antecedentes familiares, podremos efectuar un diagnóstico del síndrome de Asperger.

Síndrome de Asperger en bebés

Nuevos estudios sugieren que es posible detectar inicios tempranos de autismo en menores de 6 meses. Recordemos que el síndrome de Asperger se encuentra dentro del espectro autista. En este estudio se analizó la manera en la que los bebes se fijan en los rostros des de que nacen hasta los 3 años.

En Estados Unidos se hicieron diversos experimentos de seguimiento de ojos en bebés, en los que se media la forma en la que los bebés miran y la manera en la que responden a los estímulos sociales, ya que se descubrió que un gran porcentaje de niños diagnosticados de autismo, mostraron un contacto visual disminuido en las primeras etapas.

Se ha demostrado que a partir de los primeros meses, concretamente a los dos meses, a aquellos diagnosticados más delante de autismo, se observó una disminución constante de la atención a los ojos de las otras personas.

Junto con las características anteriores, en los primeros meses de la vida del bebé podemos observar otras alteraciones que pueden advertirnos de que algo no va bien, aunque no en todos los casos se tratará de un TEA.

Encontramos tres áreas básicas: el lenguaje, la sociabilidad y el juego, en los que serán visibles esas diferencias que nos podrán alarmar de que algo puede estar sucediendo. Aun así, para hacer el diagnóstico hay que esperar a los 12 meses, en el que los niños alcanzan la mayoría de las habilidades.

Síndrome de Asperger en niños

Tal como hemos comentado, los síntomas de Asperger suelen comenzar de forma temprana, por lo que observaremos pronto si al niño le cuesta hacer contacto visual o presenta otros signos relacionados. A continuación, explicaremos algunas características típicas que podemos observar.

Los niños con síndrome de Asperger no suelen presentar problemas en la adquisición del habla e incluso pueden expresarse con un vocabulario extenso y elaborado. Entender el doble sentido de algunas frases suele ser complicado para ellos y suele ser frecuente que no miren a los ojos.

A nivel motriz, poseen una pobre coordinación motriz, por lo que es habitual observar que corren de un modo extraño o presentan dificultades para vestirse o abrocharse los botones. También presentan intereses muy específicos por temas, repitiendo impulsivamente acciones o sentimientos para sentirse más seguros. Les gusta la rutina y pueden presentar dificultades a tolerar el cambio.

Algunas estrategias útiles para poder ayudar a los niños con Asperger son:

  • Usar un lenguaje simple y exacto, no ambiguo.
  • Utilizar instrucciones simples, podemos ofrecer listas o dibujos.
  • Dar indicaciones específicas, usando el positivo: hay que estar en silencio en vez de no podemos hablar.
  • Anticipar las actividades que vamos a hacer; explicar el por qué y con antelación si algo va a modificar su rutina.
  • Potenciar sus temas de interés y aprovechar para trabajar los turnos del habla.

Hay que recordar que estos niños son iguales a los demás, con sus personalidades, habilidades y capacidades, solo necesitan comprensión y paciencia de la gente que les rodea.

Síndrome Asperger en adulto

Las dificultades y necesidades de una persona con Asperger pueden verse modificadas dependiendo del momento del ciclo vital en el que se encuentran. La mayoría de las personas adultas con Asperger sufren una serie de impedimentos sociales o habilidades motoras, aunque siempre hay que tener en cuenta de que no existen dos personas iguales que presenten los mismos síntomas.

Los rasgos que se suelen mostrar en esta etapa son distintos cuando los comparamos con etapas previas de la vida. Algunos de los problemas más frecuentes que podemos encontrar en las personas adultas son:

  • Alteraciones en la interacción social: presentan dificultades para relacionarse y comunicarse en su lugar de trabajo
  • Dificultad para entender habilidades no verbales: les cuesta captar aquellas señales no verbales de los demás, junto con el sarcasmo, por lo que tienen obstáculos para integrarse en grupos
  • Falta de contacto visual
  • Comportamientos repetitivos: tienen su vida organizada e independiente, llevando a cabo diferentes rutinas. Modificar estas rutinas ya establecidas puede provocarles ansiedad.

Convivir con una persona con Asperger adulta

Realmente convivir con una persona adulta diagnosticada de síndrome de Asperger no se debería de considerar ni difícil ni diferente. Las personas con Asperger, son personas iguales a los demás con sus manías y rutinas. Sí que es verdad que tenemos que tener en cuenta, que igual que los demás adultos, tienen una experiencia de vida acumulada.

Algunos aspectos que nos podemos encontrar son:

  • En relaciones de pareja falta la empatía por parte de ellos, pudiendo esto provocar conflictos para resolver problemas que surjan.
  • Ya tienen unas rutinas establecidas y cambiarlas les puede resultar complicado por lo que nos deberíamos de adaptar a estas rutinas.
  • Algunos de ellos tienen un estilo de vida independiente, sin integrarse a grandes grupos de personas, presentan dificultades para encajar en según qué grupo de personas.

Y por último, como curiosidad os vamos a dejar una lista de diferentes famosos con autismo o Asperger y que han llegado muy lejos, para confirmar que tener un diagnóstico de Asperger o autismo no quiere decir que tengamos limitaciones:

Anthony Hopkins: actor, productor y director británico.

Greta Thunberg: activista de defensa del medioambiente.

Susan Boyle: concursante que gano Britain’s Got Talent del 2009.

Dan Aykroyd: la estrella de los Caza fantasmas.

Tim Burton: el director de películas como Eduardo manos tijeras